DISFRUTANDO DEL NO VERANO.

Publicado por en / 0 Comentarios

Durante esa época que duran las vacaciones de verano, descansamos, pasamos tiempo con la familia, amigos y “nos disfrutamos”. Un gran momento donde todo está lleno de sonrisas, buena música y felicidad.

Cuando este “llega a su final”, parece como si de un modo pre seleccionado se tratase, buscamos el reloj guardado en el cajón, nuestra mirada se pierde en la lista de emails a los que tenemos que responder y el móvil se convierte en una prolongación de nuestro brazo.

Muchas veces, las personas hemos planificado una vuelta diferente, llena de nuevas expectativas tras dicho verano (seguir dedicándonos tiempo, priorizar nuestro tiempo libre, iniciar una nueva actividad o retomar aquella que dejamos apartada, etc). Pero en muchas ocasiones esto no sucede, nos decepcionan nuestras propias expectativas y dejamos que la pasividad nos guíe.

Todo aquello que favorezca la vuelta al trabajo tras el periodo de vacaciones traerá consigo numerosos beneficios y prevendrá sensaciones de estrés a la persona y de modo consecuente en la empresa que vera reducidos posibles costos (absentismo, falta de productividad, satos médicos, etc). Las conexiones entre el estrés de los empleados, la disminución de la productividad y el absentismo laboral son aspectos importantes que deberán ser tenidos en cuenta y abordados, si aparecieran.

Configurar un tipo de circunstancias que permitan a la persona disfrutar de las cosas que esperabas disfrutar», y que el veranos sea un empujón hacia la proactividad y personal que mantenga la sonrisa lograda en los periodos soleados de dicha época estival.

Mantener encendida la energía que direcciones posibles oportunidades para el éxito, nuevos desafíos que puedan ser compaginados con la vuelta al trabajo. Un enfoque activo y responsable que logrará hacernos sentir un mayor control, satisfacción y felicidad durante un periodo más largo sin “soñar” con la llegada al oasis temporal del siguiente año.

Conservar esa sensación inevitable de calma que durante los largos días de verano hemos logrado todavía se puede sentir incluso después de que la temperatura baje algunos grados. Cambiar forma de pensar, desafiando los pensamientos para que los sentimientos de alegría y satisfacción se mantengan.

Un equilibrio en la adaptación postvacacional, puede favorecer un ritmo activo que evite agobios y verse de nuevo “atrapado” en una rutina oscura, triste y silenciosa. Por ello debemos seguir brillando y aferrarnos a los liberadores sentimientos vividos.

Un ritmo donde deberemos establecerNOS límites personales que puedan mantener un enfoque y dedicación saludables. Al final será una toma de decisiones, una elección de un camino propio que te lleve a vivir tu sueño real, que estará determinado por tus elecciones.

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>